3 motivos para tener limpio tu pueblo

17 diciembre, 2015

Aunque se trata de una tarea que concierne a todos, vais a permitirme que estos 3 motivos para tener limpio tu pueblo, vayan dirigidos expresamente a los alcaldes y alcaldesas de todos los pueblos y ciudades de España.

 

Es evidente que a cada cual, le corresponden unas responsabilidades para garantizar el mantenimiento de un entorno limpio y saludable, pero es a los gestores de las corporaciones municipales, a quienes compete poner los medios adecuados para que este cometido sea posible.

 

Responsabilidad compartida

 

Me da la impresión de que en la mayoría de los casos, no se presta especial atención a este tema, limitándose la empresa concesionaria de los servicios de limpieza de turno, a cubrir el expediente.

 

Por supuesto, no voy a “cubrir de gloria” solamente a quienes cobran por realizar este trabajo, sino también al resto de ciudadanos de a pie, quienes, unos más que otros (dicho sea de paso) muestran muy poco respeto por el trabajo de los primeros, y no parece importarles en muchas ocasiones, utilizar las calles de estercolero particular.

 

3 motivos para tener limpio tu pueblo

 

Dueños incívicos de animales

 

Mención especial quiero hacer a los dueños de perros, quienes copan el podio de incivismo con sus conductas deplorables. No quiero generalizar entre este colectivo, pero bien es cierto, que los actos de unos cuantos, dañan por completo la imagen de todos.

 

Ni que decir tiene, que los pobres animales no tienen nada que ver en este turbio asunto (permitidme el juego de palabras). Qué culpa tienen ellos, de tener unos dueños tan guarros. Éstos, haciendo gala de un comportamiento deleznable, no recogen los excrementos de sus “mascotas”, dejando una estampa desoladora en la calle.

 

Incluso, en alguna ocasión, he oído a alguno de estos individuos, jactarse de la “hazaña” de su mascota, al hacer un collage en plena vía pública, manifestando: “si esto le viene bien a los barrenderos, así les damos trabajo”. Es difícil imaginarse hasta dónde puede llegar la estupidez humana.

 

Claro, con semejante torpeza intelectual, cuando no, malicia nauseabunda, cómo podemos esperar que eduquen correctamente a sus hijos. Por suerte, algunos de sus vástagos, a pesar de la mezquindad de sus progenitores, aprenderán en la escuela otro tipo de valores, y con mucha (muchísima fortuna, por no decir un milagro), pueden llegar a convencerles de la necesidad de que cambien sus conductas, propias de los primates.

 

Mirando continuamente al suelo

 

Es vergonzoso, que haya que ir mirando continuamente al suelo, para evitar meter la zarpa en una de las innumerables plastas que “decoran” el pavimento de nuestros parques, calles y plazas. Aquí es donde me parece determinante la labor de los rectores municipales para combatir esta asquerosidad.

 

De no poner remedio, sugiero que el “esguince cervical por inclinación de cuello de 45º respecto a la vertical (al igual que ocurre con los adictos a los móviles), para evitar llegar a casa con los zapatos de color ocre”, sea reconocido como patología por la seguridad social, a efectos compensatorios. ¡Hala, ahí va eso, que preparen una nueva partida presupuestaria para este tema!

 

3 motivos para tener limpio tu pueblo

Teniendo el pálpito, de que esta dolencia no va a pasar a engrosar el listado de incapacidades recogidas en el sistema nacional de salud, me voy a permitir el lujo de exponer 3 motivos por los cuales los moradores de los distintos consistorios, deben implicarse mucho más en mantener limpios sus pueblos y ciudades:

  1. Por propia iniciativa. Está bien, podéis llamarme iluso, lo acepto. Pero un regidor que se precie, debería actuar de oficio, sin esperar a que un asunto de poca salubridad o dejadez en este sentido, fuese denunciado por un colectivo vecinal, o por la propia oposición, en el legítimo desempeño de sus funciones.
  1. Por respeto a los contribuyentes, que estamos bastante cargados de impuestos, como para no poder exigir unos servicios municipales adecuados. Es obvio que tenemos que pagar una serie de tributos para la adecuada gestión de la vida municipal, pero no es menos cierto, que se producen muchos casos de negligencia en la administración de los mismos.

En algunos casos, como se está produciendo en la actualidad, estamos asistiendo al “enterramiento” de millones de euros de dinero público en cuestiones delirantes, como puede ser la celebración de referéndum ilegales e inútiles por carecer de validez, cuando hay colectivos pendientes de pago por la administración pública, a los que se les encomienda rezar como medida principal, para poder cobrar. Manda narices.

  1. Para garantizar que la imagen que puedan tener los visitantes de un determinado lugar, no quede emponzoñada por la suciedad de los espacios públicos. Quizás, los dos puntos anteriores no lleguen a tocar la “fibra” de los gobernantes. Sin embargo, este aspecto es clave para no perjudicar un sector tan importante como es el turístico. Aquí, ya puede empezar a acongojarse la corporación municipal de turno, porque también “se está jugando los cuartos”.

Al fin y al cabo, que algunos vecinos se quejen por el mal aspecto que presentan las calles, o debido al mal olor que pueda emanar un determinado rincón del casco histórico, puede no quitarles el sueño, hasta que se acerquen las próximas elecciones. En cambio, si se trata de un pueblo o ciudad con gran afluencia de turistas, a lo mejor, ya empiezan a tomar conciencia del problema.

¿Y tu pueblo, qué grado de limpieza tiene? ¿Consideras bien invertido el dinero municipal en esta materia?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies