Año de elecciones, año de bienes

8 abril, 2015

Sí, el título que da pie a este artículo, bien podría pasar a integrar el sabio refranero español. Como sabréis, (más que nada porque a todas horas y desde innumerables medios de comunicación nos martillean con ello), éste, es un año repleto de elecciones. Efectivamente, durante esta añada, se van a celebrar diversos comicios, como son los andaluces, los municipales y autonómicos en la mayoría de comunidades autónomas, los catalanes, y, como colofón a este atracón plebiscitario, cerraremos el año con las generales.

 

Algun@s, todavía estarán preguntándose, el porqué del epígrafe de esta entrada. Pues bien, está relacionado con la epidemia de estajanovismo y de altruismo, que azota a buena parte de la clase política dirigente, curiosamente en tiempos electorales. Se puede ya, atisbar algún síntoma de esta “rara e inexplicable alteración” que sufren muchos de nuestros “denodados representantes públicos”, en los años que inmediatamente preceden a aquellos, en los somos conminados a votar. Y es que se estima, que el “período de incubación” del denominado “síndrome del político intrépido o diligente”, es de aproximadamente 12 meses, y que sus vestigios se manifiestan durante las mencionadas épocas electorales.

 

Porque, nadie es ajeno a que, durante ese periodo de tiempo, se produce un aumento súbito de la visibilidad de ciertos empleados municipales, (bien directamente o a través de contratas) como pueden ser, por ejemplo, los trabajadores de parques y jardines, o los de alguna empresa constructora, consagrada en mejorar su balance de resultados, a golpe de zanja y alquitrán. Es perfectamente palpable, la subida exponencial de las reparaciones de aceras, cuidado extremo de los vergeles, construcción de rotondas, que surgen del asfalto cual volcanes en erupción, reclamando su sitio en el hábitat urbano, etc.

 

año de elecciones, año de bienes

 

Ritmo frenético de inauguraciones

 

Al mismo tiempo, los “líderes” de las formaciones políticas, que tienen arrendada la administración de los recursos públicos por un período de cuatro años (sería importante que fuesen verdaderamente conscientes, de que, en ningún caso son poseedores de bien público alguno, sino que son meros depositarios de la voluntad popular, para gestionarlos de la manera más eficiente posible), incrementan su exposición mediática, en busca de cualquier elemento susceptible de inaugurar, que suponga una promoción, que catapulte sus opciones de éxito en las encuestas.

 

Claro, hay que entender, que muchos de esos mandatarios, de “incalculable talla ética y moral”, se preocupan por nuestras vicisitudes: porque, por ejemplo, ese “camino de cabras” (que me perdonen estos rumiantes) que conduce a tu casa, y que no eres capaz de recordar en plenitud estructural, en el que diariamente has de sortear ciertas baldosas, cual ruleta rusa, para evitar el, casi ineludible esguince de tobillo, ahora es visto por dichas “cabezas pensantes”, como una oportunidad que les puede proporcionar un rédito electoral. A consecuencia de ello, se pone en marcha la maquinaria publicitaria del organismo en cuestión, y se procede al envío, a toda la vecindad colindante, de una misiva, comunicando a bombo y platillo, que desde la corporación municipal, se afligen por la seguridad de sus vecinos y que van a proceder al “acondicionamiento” de esa calle, sin escatimar esfuerzos humanos y materiales.

 

Si es inherente a la condición humana (no conviene generalizar, pero los escándalos acaecidos durante los últimos años, así parecen denotarlo), este tipo de proceder en política, al menos podría “parchearse” el sistema, disminuyendo el lapso de tiempo entre elecciones, ya que parece que algun@s solo acrecientan su grado de implicación y pulcritud política, cuando ven las “orejas al lobo” (véase, cuando se someten al juicio de la ciudadanía).

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies