Deshumanización

13 mayo, 2015

En la noche de ayer, estuve presenciando el programa de Masterchef. Debido a la notoriedad que ha adquirido el concurso, no creo necesario explicar en detalle su funcionamiento, pero para los neófitos diré, que básicamente se trata de un programa culinario, donde una serie de aspirantes no profesionales, compiten por el galardón de mejor chef, el cuál es otorgado por un triunvirato de afamados cocineros.

 

Una vez hechas las presentaciones, y tal como argumentaba en el post “indignidad o hipocresía”, he de decir, que no me declaro fan de este tipo de certámenes gastronómicos, al menos, en lo que a la parte técnica respecta. Lo que sí llama mi atención, son los entresijos relacionales que se producen en el mismo, al igual que en otro tipo de eventos, de similares características. Pues sí, qué se le va a hacer, me resulta mucho más interesante, la parte humana y los distintos lazos afectivos que unen o separan a los concursantes. De hecho, me importa un pimiento (qué bien traído al caso, jejeje) si consiguen la textura idónea de una vichyssoise de calabacín, o si han flameado correctamente una crema catalana preparada para la ocasión.

 

deshumanización

 

Mayor fiereza

 

Con el paso de las ediciones (creo que esta es la tercera) el jurado del certamen, ha subido el listón, y no solamente, en lo que a destreza, imaginación para la elaboración, y presentación de los platos se refiere, sino también, a la altisonancia de sus juicios.

 

Entiendo que para conseguir un formato más atractivo, haya que dotar al espacio de una vistosidad y una puesta en escena, adecuadas, pero en ocasiones, los chefs encargados de realizar la valoración de las pruebas encomendadas, han coqueteado con los límites de lo admisible.

 

Porque, cual hienas que huelen el temor de los principiantes a los que juzgan, pueden propasarse en la mofa y escarnio a los mismos, al entender no satisfechos, los requisitos propuestos en un determinado experimento. Este creciente nivel de exigencia, propicia el afloramiento de los más egoístas y reprobables sentimientos en la especie humana.

 

Son ya varios, los programas emitidos esta temporada, en los que se ha podido observar el distinto juicio de valor expresado por el “comité de expertos”, en función del candidato a testar.

 

Valoraciones ¿objetivas?

 

Porque, no nos dejemos engañar, aunque supuestamente, las valoraciones se basan en aspectos puramente técnicos y objetivos, resulta inevitable, que trasciendan una serie de concepciones subjetivas. Así, frente a semejantes desastres acometidos por varios postulantes, la reacción del jurado, no ha sido ni mucho menos ecuánime. Han actuado con mayor crudeza, frente a aquell@s que se manifiestan con más candidez.

 

Antes establecí un símil entre los encargados de gestionar el avance o expulsión de los candidatos, con las hienas, y es que, al igual que éstas, son capaces de detectar el más mínimo temor o debilidad de espíritu en sus “presas”. Por favor, que nadie se asuste, no vayan a decir por ahí, que he tildado al jurado del insigne concurso, de “depredador”, simplemente he encontrado muy gráfica la comparación, no se me arremolinen, jajajaja.

 

Triste naturaleza humana

Hay que explicar, que el programa cuenta con diversas secciones, en las que los participantes han de preparar comandas, tanto individualmente, como en equipo.

 

A lo que voy, en la prueba de equipos del programa de anoche, comentaba una concursante muy bien valorada por el jurado, por su capacidad de trabajo y de organización, que no quería en su equipo a otro concursante en concreto, puesto que podía dar al traste con todo el esfuerzo realizado por su escuadra.

 

Parece razonable pensar que, al conformar unos equipos, los capitanes de los mismos, quieran aglutinar a los que consideran más capacitados para el desarrollo de la prueba. Hasta ahí, sin pega. Pero, cuando vi el modo en que se refería a su compañero de fatigas, me dieron nauseas.

 

Porque antes que nada, somos personas, cualquier razón que esgrimió para argumentar su decisión de no seleccionar al susodicho aspirante a chef, quedó ocluida, por su discurso y las malas artes empleadas para afear las cualidades de su “compinche”.

 

Me parece lamentable catalogar a la gente, únicamente en función de su valía profesional, puesto que somos mucho más que nuestra profesión, al menos eso considero yo. De lo contrario, estaremos caminando hacia la deshumanización, nos convertiremos en meros prestadores de servicios, reverenciando a aquellos que solamente nos convienen por interés.

 

Vosotros, ¿consideráis a las personas meramente por su puesto de trabajo, o pensáis que nuestro yo personal, excede al profesional?

Comentarios

4 respuestas a “Deshumanización”

  1. Faro de Niel dice:

    […] desde hace ya muchos años, con el precursor “Con las manos en la masa”, hasta el reciente “Masterchef”, se ha producido un auténtico aluvión de espacios dedicados a la restauración, y que han […]

  2. Faro de Niel dice:

    […] permanecí sentado ante el televisor hasta altas horas, intercalando Masterchef y Supervivientes (dichosa contraprogramación). Mientras veía uno de los dos concursos, notaba un […]

    • Marlene dice:

      Yea! Wave your flag! One of things I delray love about being an American citizen is our freedom of speech. Word on the street is that a few writers recently had a chat with Elance and Co., and were told to follow the rules regarding posting. The thing that I don’t understand is a few of my writer friends were kicked off the Water Cooler by Elance staff by violating one of their so called rules which Elance staff could not adequately explain. Apparently you are supposed to receive 3 warnings before they officially kick you off, and the 3 warning rule did not apply to either of these two writers. Just and example of the arbitrary and capricious manner in which Elance chooses to operate.

  3. Mohamed dice:

    Bon restaurant al casc antic de Tortosa, siacutif3 immollorable si desitges fer una visita als monuments histf2rics de la ciutat. Este0 ubicat just al costat de la majestuosa catedral de la ciutat.He pogut degustar tant el menfa entre setmana com la seva extensa carta que ressalta per la cuina d’autor elaborada. Vam gaudir de la seva cuina el passat Nadal per al sopar d’empresa i ens van oferir un menfa tancat fore7a elaborat amb productes de qualitat a me9s, ens van ubicar en un espai reservat que va fer del nostre sopar una vetllada “a mida”. A me9s, d’un servei exquisit i personalitzat.Repetirem ben aviat…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies