Efectos colaterales de la tecnología en la sociedad

20 Enero, 2016

Resulta innegable el papel dinamizador que tiene la tecnología en la sociedad. Ha revolucionado por completo nuestra forma de entender y vivir la vida. Experiencias que hasta hace unos pocos años hubieran parecido propias de una película de ciencia ficción, son hoy en día, una realidad. Sin embargo, me parece oportuno hablar (mejor dicho, escribir) sobre los efectos colaterales de la tecnología en la sociedad.

 

Quién nos iba a decir, allá por los años 80 (vaya, esto denota un cierto punto nostálgico y que uno ya no es tan jovencito…) que, por ejemplo, podríamos entablar una conversación telefónica mientras caminábamos por la calle, o que unos pequeños “bichos” voladores (sí, los drones) pudieran realizar labores de vigilancia aérea.

 

Tecnología en las empresas

 

A nivel empresarial, han sido más notables si cabe, las novedades que se han ido sucediendo durante las últimas décadas.

 

Con el repunte de los medios de producción y la permanente sofisticación de las técnicas de planificación de métodos y tiempos, se ha ido gestando una enconada lucha entre las empresas, por aumentar de manera significativa, su productividad y su competitividad.

 

Este “refinamiento” de los procedimientos de trabajo, a nivel técnico, ha permitido mejorar drásticamente el rendimiento de las diferentes industrias, y este hecho, se ha traducido en un avance en lo que se refiere a la calidad de vida de la sociedad en su conjunto.

 

Sin embargo, esta evolución, también ha traído aparejada, una creciente tensión en el seno de las organizaciones, fundamentalmente por la fuerte competencia que mantienen las empresas para posicionarse en su sector. Ésta, a su vez, es fuente de conflictos internos, debido a la enorme exigencia que supone dicho objetivo.

 

No seré yo quien afirme, que toda la revolución industrial primero, y la tecnológica después, ha ido en detrimento del progreso de la sociedad. Todo lo contrario. Creo firmemente que las posibilidades para prosperar de las distintas generaciones, han crecido exponencialmente con el paso de las décadas. Este hecho puede ser refrendado por las cada vez mayores cifras de esperanza de vida.

 

Efectos colaterales de la tecnología en la sociedad

 

Diferencias entre países y territorios

 

Por supuesto, todo este proceso evolutivo no es uniforme. Existen enormes diferencias entre los distintos países. Incluso, dentro de las fronteras de un mismo estado, las desigualdades son notorias, en función de diversos factores, como pueden ser el nivel de formación de su población, la posibilidad de acceso a los recursos formativos y/o ocupacionales, etc.

 

En líneas generales, la sociedad ha experimentado un innegable crecimiento en sus posibilidades de desarrollo. Sin embargo, en este post, pretendo visibilizar el lado menos amable que la tecnología propicia en la sociedad.

 

 

Efectos colaterales de la tecnología en la sociedad

 

Vengo diciendo, que nuestra civilización ha conocido durante el último siglo, unas cotas de progreso, como hasta ahora nunca se habían producido en la historia de la humanidad. Aunque pueda resultar contradictorio, este “progreso”, está conduciendo en muchas ocasiones, a una alienación de gran cantidad de seres humanos.

 

Antes de alarmarte, querido lector, deja que me explique. Los acontecimientos, en general, lejos de ser absolutamente positivos o negativos, dejan tras de sí, una serie de matices, que hacen que los hechos que los acompañan, traigan consigo muchos efectos no deseados.

 

Se nos dice, y estoy de acuerdo con ello, que el interés general, sale fortalecido. Esos seres inanimados que son las máquinas u ordenadores, nos facilitan la vida, bien sea porque nos la hagan más cómoda, bien porque nos permiten realizar tareas que hasta ese momento no eran viables.

 

Sin embargo, en aras de esta evolución, la tecnología ha propiciado que muchos empleos que anteriormente eran desempeñados por individuos, pasen a ser ejecutados por dichas máquinas. Han desaparecido una serie de oficios con la consecuente destrucción de puestos de trabajo. Es cierto que con ella, han surgido otros trabajos nuevos, pero la posibilidad de reingreso en la vida laboral de determinadas personas, resulta bastante compleja.

 

De esta inadaptación profesional, se deriva el siguiente problema. Ante la gran turbidez de un panorama laboral bastante incierto para ellos, mucha gente puede experimentar una sensación de poca utilidad, de entender que su tiempo ya pasó, de desorientación.

 

Responsabilidad de la sociedad

 

La sociedad tiene una responsabilidad para con aquellas personas que no disponen de los recursos o capacidades necesarias para reorientarse profesionalmente.

 

Hay “expertos” que dicen que realmente, no se produce una disminución de puestos de trabajo, sino que se genera una nueva distribución de los mismos, como si de un trasvase se tratase.

 

No me gustaría estar en la piel del responsable de turno, que le ha de decir a un trabajador de una cierta edad (digamos que en torno a la cincuentena, incluso podría ser más joven) que el trabajo que ha venido desempeñando durante los últimos 30 años en el sector hostelero, ya no es rentable, y que tiene que reciclarse programando videojuegos.

 

Que no se me malinterprete. Por supuesto, sí a la tecnología y a los avances que nos trae la misma, pero tratando de minimizar sus efectos colaterales.

 

Es evidente que el factor edad, hace que veamos las distintas situaciones bajo un prisma u otro completamente diferente, más aún en relación a este asunto. Pero, no nos confundamos y pongámonos en la piel del otro, puesto que no hay progreso que valga sin solidaridad.

 

¿Qué opinión tienes al respecto?

Comentarios

10 respuestas a “Efectos colaterales de la tecnología en la sociedad”

  1. Llamamos progreso refiriéndonos al tecnológico pero poco hablamos de que la humanidad, como tal, ha evolucionado muy poco. Que la tecnología esté a nuestros pies perfecto pero, que nos lleve por delante sin que nadie nos asista es un drama que se avecina para la humanidad.
    Egle Giménez Rossi

    • El Faro de Niel dice:

      Hola Egle:

      Eso mismo es lo que he tratado de explicar en el post. La tecnología debe estar a nuestro servicio, pero en ningún caso debe deshumanizar a la sociedad.

      Muchas gracias por tu comentario.

      ¡Saludos!

  2. ElSebas dice:

    Faro de niel nos tienes sin novedades desde hace tiempo, mi padre necesita nuevo material, que en ocasiones lo utiliza de ejemplo en sus exposiciones teóricas, es profesor en la Facultad de Filosofía y Letras. Te quería hacer una petición, me gustaría que tratases algún tema sobre videojuegos, por ejemplo el tema de la censura que esta ahora muy candente. Un saludo y a seguir crack.

    • El Faro de Niel dice:

      Hola ElSebas:

      Es grato saber de alguien que espera con interés un nuevo post. Tienes toda la razón del mundo, últimamente ando enfrascado en otros proyectos, y he podido dedicar menos tiempo a la gestión de este espacio. Pero bueno, nada que no se pueda solucionar con una mejor organización por mi parte, y así poder crear nuevo contenido con la intensidad que requiere.

      En cuanto a tu petición, tomo nota para ver cómo puedo encajar dicho tema. Siempre serán bien recibidas vuestras sugerencias, lo que por otra parte me obliga a subir el listón para no defraudar vuestras expectativas.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Saludos cordiales, también para tu padre.

  3. Noelia Trujillo Moreno dice:

    Yo también opino como ElSebas, me gustaría que tratases temas del mundo de los videojuegos, su implicación en el mundo y el por que siempre están en controversia en distintos temas, que parece que la violencia solo se visualiza a través de este campo y nos olvidamos del cine e incluso la literatura. Un saludo

    • El Faro de Niel dice:

      Hola Noelia:

      Gracias por pasarte por aquí. Trataré este asunto en próximos artículos. Es cierto que se presta a controversia, pues temas como el sexo o la violencia, son consustanciales al ser humano. La cuestión, quizás esté más relacionada con el tratamiento que se les dé. En cualquier caso, tal y como dices, debiera aplicarse el mismo rasero a los distintos canales de difusión.

      ¡Saludos!

  4. Mujer en los Cincuenta dice:

    Ya sólo que se hable de ello es todo un logro. Humanizar la ciencia, y usarla para mejorarnos, no para diferenciarnos y ahondar la pobreza de todo tipo. Saludos, Niel.

    • El Faro de Niel dice:

      Hola Mujer en los Cincuenta:

      Al final, cada aspecto de la evolución, trae consigo una parte que paradójicamente, nos retrotrae a tiempos pasados. Es responsabilidad nuestra, emplear los avances tecnológicos para construir una sociedad más justa y cohesionada.

      Gracias por pasarte por aquí y enriquecer este blog con tus palabras.

      ¡Saludos!

  5. Josep Guasch dice:

    Una reflexión muy apropiada para los tiempos que corren. Yo añadiría los efectos colaterales que genera la necesidad de estar “siempre conectado” (mail, telefonía móvil, whatsapp, redes sociales…). Existe una creciente dispersión mental por esa especie de “urgencia y necesidad” de responder y estar a la última hora. Esto tiene una creciente repercusión en el estrés y la baja productividad en entornos laborales.

    Mi modesta sugerencia, conectarnos sí, pero una o dos veces al día (exceptuando las llamadas de telefonía móvil claro)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies