Malditos horarios

10 junio, 2015

Hago un llamamiento a los programadores de las distintas cadenas. Por favor, tengan un poco de consideración hacia los abnegados telespectadores y adelanten el inicio de la “parrilla nocturna”, porque no hay ente humano que aguante estos malditos horarios.

 

Bueno, tenía que decirlo, ya me siento un poco más a gusto (me estiro de arriba abajo, escuchando con orgullo el crepitar de mis huesos, tras haber lanzado un mensaje de SOS hacia las distintas cadenas), aunque a continuación, entiendo lo baldío de mi llamada a la acción.

 

malditos horarios

 

Anoche permanecí sentado ante el televisor hasta altas horas, intercalando Masterchef y Supervivientes (dichosa contraprogramación). Mientras veía uno de los dos concursos, notaba un cierto grado de angustia, puesto que casi estaba más pendiente de lo que podría estar aconteciendo en el “canal damnificado”. Pero bueno, esto es harina de otro costal, de la que ya hablé en su día, en el post “contraprogramación”.

 

Obviaré describiros, cuál ha sido mi sensación cuando ha sonado el despertador esta mañana, me he acordado de algún cocinillas y  también de algún conato de boy scout, aunque en realidad la culpa no es suya, sino de un servidor, por la curiosidad de saber cómo acabarían anoche, las peripecias de unos y otros.

 

Racionalización de horarios

 

La cuestión es, que no se sostiene una oferta televisiva nocturna (mejor dicho, el que no se sostiene es la persona que la ve), que comience tan tarde y se prolongue, bastante más allá de la medianoche. Se habla últimamente de la racionalización de horarios, concepto que va más lejos de todo esto, y que engloba además, otra serie de parcelas, como puede ser la laboral.

 

Los españoles, somos los europeos que tenemos un mayor desbarajuste de horarios. Nuestras jornadas laborales son maratonianas (y no por ello, más productivas, más bien todo lo contrario). Es muy común, que un/a españolito/a de a pie, inicie su jornada de trabajo alrededor de las 9 de la mañana y pueda extenderse hasta pasadas las 6 de la tarde. Hablo por término medio, claro está, hay gente que tiene horarios mejores, pero también, los hay quienes sufren otros, mucho peores que éste.

 

La puntilla a esta situación, nos la dan desde el sector audiovisual, con una oferta trasnochadora a la que en muchas ocasiones cuesta resistirse (habría que analizar qué componentes tienen estos programas, que al igual que determinado tipo de comida, causan estragos entre la población).

 

La consecuencia de todo este tinglado es, que dormimos mucho menos que nuestros vecinos comunitarios, y afrontamos las obligaciones laborales con una menor fortaleza. A la larga, este tipo de conductas, pueden pasar factura, puesto que no es saludable acostumbrar a nuestro cuerpo a unos niveles de fatiga tan elevados.

 

Mucha gente piensa, que el sueño puede recuperarse, “tirándose a la bartola” sin remisión, los fines de semana, pero está comprobado que lo único que conseguimos, es alterar los ritmos circadianos de nuestro cuerpo (le volvemos loco, ya que no seguimos un patrón fijo).

 

Consenso para buscar soluciones

 

Podéis creer que es un tema baladí, pero nada más lejos de la realidad. Es una materia en la que han de ponerse de acuerdo los diversos sectores implicados, y que debe conducirse desde la Administración, para que los ciudadanos podamos gozar de una mayor calidad de vida, que además, redundará en una mayor eficiencia en el trabajo.

 

Entiendo que no todos los puestos de trabajo, sean susceptibles de una reorganización, pero hay una inmensa mayoría que podrían readaptarse convenientemente, a través del sistema de jornada continua, de tal manera que pueda adelantarse el final de la jornada.

 

Por otro lado, desde el sector audiovisual, cabría un mayor compromiso para adelantar su programación nocturna, para que pudiese iniciarse el período de descanso a unas horas más prontas.

 

Y a ti, ¿cómo te afectan los horarios de televisión en tu descanso diario? ¿Qué tipo de jornada laboral tienes?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies