Redes sociales

30 abril, 2015

Vivimos en la era de la tecnología, hace tiempo que ya nadie es capaz de ponerlo en duda. Internet ha revolucionado la manera en que nos comunicamos, donde por encima de otras consideraciones, prima la inmediatez. Estamos permanentemente interconectados a través de la red de redes.

 

Las redes sociales, posibilitan el diálogo de gente de muy dispares características, y acercan a personas, separadas por miles de kilómetros de distancia.

 

En sí mismas, han constituido un fenomenal invento, que permite la puesta en común de distintos aspectos relativos a cualquier tema, y habilita para el intercambio de opiniones entre los distintos participantes, así como también, suponen un foro centralizado de encuentro.

 

Inconvenientes

 

Lo que se supone que es un avance en sí mismo, y por supuesto que lo es, ha traído igualmente, consecuencias no tan positivas. Todo instrumento, además de luces, también presenta sus correspondientes sombras.

 

Si bien es cierto que, todo este entramado virtual de puntos de convergencia, nos da la oportunidad de sentirnos más próximos a los demás, y en cierto modo es así, en ocasiones, nos está conduciendo a patrones de comportamiento, caracterizados por la soledad. Con mucha asiduidad, se está produciendo ese aislamiento en algunas personas, que renuncian a entablar, o cuando menos, merman sus relaciones de proximidad, circunscribiéndolas a un ámbito más virtual.

 

Refiriéndome a un uso particular de estos mecanismos de interacción, y dejando aparte la utilización profesional de estas herramientas, considero que han de ser entendidas como un método que nos faculte, para optimizar nuestras relaciones personales, cuando por distintas causas, éstas no puedan gozar de la fluidez adecuada en el “mundo real”.

 

Sin embargo, hay quién hace un empleo, a mi humilde entender, desvirtuado, ya que se pretende llenar el vacío de una existencia más diáfana, en lo que al ámbito social se refiere, con un círculo de falsas, o no tan sólidas amistades.

 

Con ello, no pretendo juzgar a nadie, solamente constato una realidad cada vez más presente en nuestra sociedad, y que nos conduce a esa paradoja del “más cerca, pero también más lejos”.

 

redes sociales

 

Peligros

 

Donde no creo que haya ninguna duda al respecto, es, en relación a los peligros derivados de esta nueva manera de relacionarnos. Suplantaciones de identidad, extorsiones a jóvenes incaut@s que “cuelgan” en la red fotos subidas de tono, y otros episodios similares, han acontecido en los últimos años con inusual frecuencia.

 

Efectivamente, las redes sociales también tienen su lado oscuro, y lo tienen, porque es inherente a la naturaleza humana, la búsqueda de lo prohibido. Siempre hay alguien dispuesto a desvirtuar el propósito inicial para el cual, fue diseñada una determinada herramienta.

 

No se trata de demonizar las redes sociales, pues forma parte de la idiosincrasia de la especie humana, esa dicotomía que se establece entre el bien y el mal, cual dualidad onda-corpúsculo señalada en mecánica cuántica. Por poner un ejemplo en otro entorno, la producción de energía nuclear, está continuamente sometida a debate por su polémica finalidad, como es la armamentística.

 

Al calor de estos medios digitales, han surgido nuevas modalidades de infracción de las normas establecidas, la llamada delincuencia cibernética.  Como podéis ver, estos progresos, no solamente han abierto muchas posibilidades de negocio para el ciudadano de a pie, sino que también han constituido un verdadero “yacimiento de empleo” para los “amigos de lo ajeno”.

 

Por tanto, como usuarios, hemos de ser conscientes de todas estas contingencias y actuar con responsabilidad, para evitar o minimizar en la medida de lo posible, sorpresas ingratas. Queda al libre albedrío de cada cual, el usufructo que ansíe obtener de esta tipología de conexión.

Comentarios

Una respuesta a “Redes sociales”

  1. Faro de Niel dice:

    […] mi post “redes sociales” ya indagaba sobre algunas de las posibilidades que nos ofrece la tecnología. Indudablemente, ha […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies